Cómo comprar una cámara corporal: todo lo que necesitas saber para encontrar la mejor cámara corporal

Cómo comprar una cámara corporal: todo lo que necesitas saber para encontrar la mejor cámara corporal

Ya sea por seguridad personal o por posibles pruebas, hay muchas razones por las que podrías querer comprar una cámara corporal.

Antes reservadas a los profesionales de la seguridad y la policía, las cámaras corporales ahora se presentan en una gama de formas fáciles de usar. Pero con tantas opciones en oferta, no siempre es obvio qué modelo es el adecuado para ti.

Afortunadamente, hemos creado esta guía para guiarle a través de las consideraciones más importantes a la hora de comprar una cámara corporal, incluyendo la duración de la batería, las opciones de almacenamiento y la estabilización de la imagen. Al final, sabrás cómo decidir qué cámara corporal es la adecuada para ti.

Cuando se compra una cámara corporal, el primer paso es establecer el presupuesto. Los modelos de consumo pueden costar desde 50$ / 40£ / 70$ AU$ para un dispositivo básico como la mini cámara Full HD Boblov 1080p hasta varios cientos para el más capaz y completo, como la Hytera VM780.

Gastar más no garantiza que obtendrás un mejor producto, pero ciertas características simplemente no estarán disponibles en las cámaras del extremo más barato del espectro.

Establecer un límite superior en el precio de compra es una forma sencilla de reducir las opciones. También te animará a considerar cuáles de las características disponibles dentro de tu presupuesto son más importantes.

Por muy tentador que sea buscar una cámara que pueda hacerlo todo, es mejor encontrar una que se ajuste a tus necesidades específicas.

Aunque las cámaras corporales suelen ser muy útiles para capturar lo inesperado, vale la pena pensar en las circunstancias en las que más comúnmente se usan. Esto le permitirá separar las características que son críticas de las que son deseables.

Durabilidad

La mayoría de las cámaras de cuerpo entero se construyen con un grado de durabilidad, pero lo resistente que debe ser la tuya depende de cuándo la usarás. Para cualquier otra cosa que no sea filmar en tiempo de lluvia, querrás un modelo resistente al agua en caso de lluvia. Y si te diriges a entornos extremos o volátiles, una cámara totalmente resistente al agua y a los golpes como la Transcend DrivePro Body 30 es esencial.

Opciones de montaje

También vale la pena considerar cómo atar un cuerpo llegado a su ropa y si su uso previsto exige una conexión segura. Algunos modelos más baratos como la mini cámara Boblov 1080p Full HD tienen clips incorporados para un ajuste sencillo, mientras que otros (como la Guardian G1 D5 Mini) ofrecen una gama de opciones de montaje, incluyendo clips de bolsillo, correas para los hombros y soportes completos para el pecho, que a menudo se venden por separado.

Interfaz y facilidad de uso

La mayoría de las cámaras corporales cuentan con una pequeña pantalla para revisar los clips, generalmente en la parte posterior, mientras que algunas incluyen paneles adicionales montados en la parte superior para obtener información rápida cuando la cámara está conectada a tu persona.

La disposición de los botones es posiblemente lo más importante: si vas a reaccionar a una acción rápida, selecciona un modelo como el videograbador Philips DVT3120 con grabación con un solo botón y accesos directos accesibles, como un botón de instantáneas para fotografías rápidas.

La vida de la batería

La duración de la batería puede variar sustancialmente entre las cámaras corporales. La longevidad puede ser de tan sólo 80 minutos o hasta 14 horas, dependiendo del modelo y los ajustes. Si planea grabar clips cortos, una capacidad más pequeña será suficiente. Pero si tiene la intención de capturar imágenes extensas, necesitará un modelo como el Boblov PD70 con una batería de larga duración, o la opción de cambiarla por una celda de repuesto.

Visión nocturna

Un número de cámaras corporales, incluyendo el Philips DVT3120 VideoTracer y el Transcend DrivePro Body 30, tienen modos de visión nocturna que usan luces infrarrojas para capturar imágenes en la oscuridad. Algunas también tienen un LED estándar para iluminar escenas oscuras.

Ya sea que estés caminando a casa desde el trabajo o asistiendo a una marcha después de la noche, hay muchas razones por las que estas podrían ser características útiles. Sin embargo, si sólo planeas usar tu cámara corporal durante el día, no tienen por qué ser un impedimento.

Pre-grabación y detección de movimiento

Como las cámaras corporales suelen utilizarse en situaciones impredecibles, varios modelos - incluyendo el Pinnacle PR6 Lite y el Boblov M852 - tienen una función de pregrabación para asegurar que no se pierda nada.

Estas cámaras mantienen un caché de imágenes en movimiento, llenando continuamente un buffer de entre 15 y 60 segundos, que puede ser guardado si algo ocurre antes de que tengas la oportunidad de pulsar el botón de inicio. La detección de movimiento es una opción más rara que activa automáticamente una grabación si detecta un sujeto - útil como respaldo si tienes las manos ocupadas, pero probablemente no es una necesidad para la mayoría de los usuarios.

Campo de visión

Las cámaras corporales están diseñadas para capturar la acción, pero no sirven de mucho si los eventos ocurren fuera de su campo de visión. Si sólo te interesan los sujetos en línea recta, los ángulos de visión limitados de las cámaras más baratas serán suficientes, pero los que graban en la calle probablemente querrán algo más amplio.

El ángulo de visión promedio es de alrededor de 140 grados, lo que permite capturar la mayor parte de una escena, mientras que algunos modelos como el Philips DVT3120 VideoTracer se acercan a la cobertura total con 170 grados.

El propósito de las grabaciones de su cámara corporal influirá en qué modelo es el mejor para usted y cuál de los factores que figuran a continuación es el más importante.

Calidad y estabilización de la imagen

La mayoría de las cámaras corporales pueden capturar vídeo Full HD a 30 fps, mientras que un puñado de ellas, incluyendo la Guardian G1 D5 Mini y la Boblov M852, ofrecen una resolución de 1440p. Sin embargo, la calidad de la compresión y el rendimiento del sensor son más importantes que el número de píxeles.

Un video más granulado puede estar bien para un uso casual, pero si planea usar sus grabaciones para compartir, transmitir o para fines probatorios, querrá mayor claridad. La estabilización de la imagen también está disponible en algunas cámaras corporales, como la Transcend DrivePro Body 30, que contribuye a que el vídeo sea más fluido y visible. Siempre que sea posible, compruebe el material de muestra antes de comprarlo.

Capacidad de almacenamiento y capacidad de expansión

Las opciones de almacenamiento varían según el modelo. Las cámaras corporales como la Veho Muvi HDZ Pro Micro tienen ranuras para tarjetas microSD, lo que le da la versatilidad de ampliar la capacidad y cambiar de tarjeta según sea necesario. Otras, como la Transcend DrivePro Body 30 y la Boblov M852, utilizan almacenamiento incorporado.

Aunque esto limita la flexibilidad, maximiza la seguridad: como la memoria no puede ser removida, es más difícil de manipular y, en algunos casos, puede ser encriptada en el dispositivo.

Conectividad

Las cámaras corporales más básicas requieren que transfieras físicamente las imágenes del dispositivo mediante un cable o un lector de tarjetas.

Algunos dan la opción de transferir archivos a través de Wi-Fi, mientras que los más avanzados -incluyendo el Hytera VM780 y el Transcend DrivePro Body 30- permiten transmitir video en vivo y en tiempo real, ya sea usando una conexión Wi-Fi o una conexión de datos móvil incorporada. Para aquellos que buscan noticias de última hora o transmitir a una audiencia en vivo, esta característica será fundamental.

Marcas de agua y sellos de tiempo

En una era de noticias falsas, probar la veracidad de las imágenes nunca ha sido más importante.

La mayoría de las cámaras corporales decentes serán capaces de estampar la grabación con la hora y la fecha, que es lo mínimo que necesitarás si quieres usar tu grabación como una forma de prueba. Los mejores modelos como el Philips DVT3120 VideoTracer y el Boblov M852 van más allá, etiquetando los vídeos con números de identificación únicos e incorporando información crucial como la localización por GPS.